"Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo... y por los mismos motivos."

Sir George Bernard Shaw

lunes, 28 de diciembre de 2009

28 DE DICIEMBRE



Hoy, 28 de diciembre de 2009, S. M. Juan Carlos I, ha salido de España por la frontera de Hendaya, para fijar el domicilio de su corte y del resto de la familia real en Biarriz.



Cuando el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha tenido conocimiento de este hecho, rápidamente, y usando el avión presidencial, decidió pedir asilo político en Venezuela.


El jefe de la oposición, Mariano Rajoy, solidariamente ha decidido fijar su residencia en Italia, donde el presidente de la república le nombró asesor en jefe de indefiniciones.


Tanto el Senado como el Congreso han decidido en sesión extraordinaria exiliarse del país en solidaridad con los cabezas del Estado.


Mientras tanto, un grupo de hombres y mujeres, sin distinción de sexo, edad, creencias o cualquier otro factor excluyente, elegidos entre las mentes más preclaras de la nación, han dictado una serie de normas, que no leyes, de inmediata aplicación.


Anulan la Ley del Aborto, no sólo la última aprobada por la Cámara baja, sino también aquella que, con la aquiescencia del Partido Popular, dejaba la puerta abierta al asesinato de inocentes.


Abaten todos los Estatutos de Autonomía que vulneraban la Constitución, igualando así a todos los Españoles ante la Ley. A la par, dictan órdenes para que todos aquellos que atenten de cualquier forma contra la unidad nacional, respondan ante las autoridades.


Decretan la expulsión inmediata de todas las personas que, no teniendo la nacionalidad española, han delinquido en el territorio nacional, prohibiendo bajo pena de cadena perpetua su entrada en España de aquellos que hubieran cometido delitos de sangre.


Así mismo, han decidido premiar la iniciativa privada, de manera que las personas que propongan formas de generar empleo de manera palpable, sean obligatoriamente financiadas por la banca, con un bajo interés.


El idioma español es de obligado conocimiento por toda la ciudadanía, sin menoscabo de otras lenguas, siendo oficialmente la lengua en la que en todo el territorio han de dirigirse los empleados públicos a los ciudadanos.


Deciden, también, que todas y cada una de las organizaciones, sena deportivas, políticas, sindicales o religiosas, se mantengan exclusivamente con las aportaciones de sus seguidores, afiliados o fieles.


Para el primer día, 28 de diciembre de 2009, es suficiente.


¿No creéis?


Por cierto, Feliz Año Nuevo y Feliz Día de los Inocentes.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Gastronomía moruna.

Por fin ya tenemos a la saharaui en su casa. Casi todos respiran aliviados, y digo lo de casi porque resulta que todos no podemos ver con buenos ojos lo que ha sucedido.

De nuevo un incidente menor nos ha hecho hacer el ridículo internacional. Si en un asunto baladí como es la tramitación de un pasaporte, nuestra Diplomacia se las ha visto y deseado, ¿qué pasaría si al sobrino de nuestro rey le diera por volver a hollar Perejil? No cabe duda de que nuestro ínclito ZP les ofrecería hasta Cuenca.

Lo que le sorprende a uno es que sabiendo como las gasta el de Valladolid, el vecino de abajo no haya intentado un pulso más arriesgado. Y más ahora que sabe que Obama no va a mover un dedo por solventarnos la papeleta. Porque de nuevo ha tenido que ser Sarkozy el que nos saque las castañas del fuego.

Sugiere el jefe de la oposición que la liberación ha sido a cambio de untar a base de bien al alauita con libre importación de tomates y demás favores, pero yo no creo que vayan por ahí los tiros ni los favores. Más bien, opino, se trataría de que todavía el presidente de los vecinos de arriba tiene un gran ascendiente sobre el rey de los vecinos de abajo. Y nosotros en el piso de en medio con la casa sin barrer. Todavía los franceses saben imponer su política sobre sus antiguas posesiones, no como otros.

Y tal vez sucede que los marroquíes todavía recuerdan como se solventó lo del islote y como fueron desahuciados en un par de segundos. Y aunque son conscientes de que el monclovita actual no tiene nada que ver con el anterior, sólo se me ocurre que algo tiene que aver el pánico que tienen los árabes a recibir un zapatazo. Sólo comparable con que aquí te arreen una coz en los mismísimos. Y por ello el nombre de Zapatero debe ser como nombrarles al mismo diablo, más o menos como empieza a pasar en la península.

Pero sólo es cuestión de que en poco tiempo tanto infiltrado como tenemos en la península convenzan a sus compatriotas de que no hay nada que temer, que esto es pan comido, que lo de Zapatero sólo es pura fachada, y aún ni eso.

Entonces no es que la saharaui no se vaya a salir con la suya por no querer comer, es que se la van a comer a ella con patatas cosechadas en España.

domingo, 13 de diciembre de 2009

HERMANN TERTSCH





A Hermann no se lo perdonan. Ha cruzado la frontera. Es valiente y dice lo que piensa, cuando, donde y como quiere. Está en su derecho y es su obligación, pues para eso le pagan. Nació políticamente entre las filas del Partido Comunista de Euskadi, probablemente por ansia de libertad, de esa libertad que ejemplarmente ejerce. Escribió en El País, diario en el que llegó a ocupar el cargo de subdirector. En el uso de su libertad, criticó las políticas antiterroristas de los gobiernos de Zapatero y referentes a Oriente Medio, lo que provocó su cese en el diario. Pero seguía siendo libre, y utilizando su libertad. Y utilizando su libertad, noche a noche manifiesta su opinión, le pese a quien le pese, en algunos casos despreciando esa estupidez que la hipócrita sociedad llama lo “políticamente correcto”.



Hay un tipejo que, no siendo capaz de enfrentarse a su papá, que era quien financiaba las juergas, allá, en los tiempos del Franquismo, estudió carrera que no pensaba ejercer, porque eso de cumplir un horario no era de su gusto, con dinerito fresco de la farmacia de la acomodada familia de balde en el bolsillo. Posteriormente, y a través de arduas jornadas de prácticas, adquirió gran destreza en el bajo arte de lamer culos, rodando de plató en plató, de programa en programa, poniendo su lengua siempre al servicio del mejor postor. Es posible, que, con esa cobardía habitual que le caracteriza, el Señoríto Monzón envidie la hombría del periodista, valiente hasta el punto de decir lo que piensa, sin considerar las consecuencias que esto le pueda acarrear, como ya ha demostrado si uno se fija en su currículo profesional. Acaso por ello, suele ser objeto de las gracietas del bufón, hoy metido a sindicalista. Este burguesito, ocasionalmente pancartero roji-verde, necesitó usar el calificativo “gran” delante de su alías para así intentar disimular su pequeñez.


Una parodia del mencionado muñecote televisivo, de esas que a su público ya tiene acostumbrado, tal vez, incitó a algún pobre cobarde, probablemente “estimulado” por los vapores etílicos y/o de otras hierbas, y valientemente, le propinó a Tertsch una patada de kárate por la espalda. Amén de la vergüenza ajena que produce la escasa repercusión que la noticia ha tenido en los medios de comunicación, que prácticamente han obviado el alevoso ataque sufrido por un compañero, el hecho induce alguna reflexión, por cuanto en España la libertad de expresión sólo navega en una dirección, la que se doma a los intereses del gobierno, siendo que cuando uno se sale de los preceptos dictados por el ejecutivo, está en el punto de mira de los “pacifistas” intolerantes.


Hermann, a ti te pillaron por la espalda, en adelante habrá que caminar con cuidado, yo ya lo tengo.


Ahora que lo tengan ellos.

domingo, 6 de diciembre de 2009



Hans Christian Andersen escribió el cuento El traje nuevo del emperador, y en él se nos cuenta como un sastre engaña a un emperador con un traje inexistente y que sólo pueden apreciar aquellos que están colmados de virtudes y aptitudes hasta que un inocente niño se ríe del espectáculo de ver a su monarca desnudo.

Pero recientemente eso no ha sucedido en España. La fundación FAES, supeditada al PP, ha entregado al rey su premio. En la foto se puede observar la expresión perpleja y asombrada ante el engendro que se le entrega.

Juan Carlos parece buscar por el rabillo del ojo dónde está la cámara oculta de la broma, y Aznar, que parece ser que nunca ha hecho buenas migas con el jefe del Estado, parece estar llevando a cabo una estudiada venganza.

Bueno, algo le darán por ello en alguna chatarrería cercana a la Zarzuela. Todo se puede aprovechar en tiempos de crisis.

Pero ese premio además parece reflejar perfectamente lo que es la derecha española hoy en día: un total y absoluto embrollo donde nada parece ser lo que es, dónde todo vale igual y donde sólo faltaría como lema aquella frase inmortal de Marx (Groucho) “Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”

Que esta foto sirva para que otras formaciones se den cuenta de que es su oportunidad, que el personal se está dando cuenta de que por alguna oscura razón los populares no están dispuestos a descabalgar a Zapatero de la poltrona ni con lo que está cayendo. Y que no es problema del españolito de a pie el que los Rajoy’s boys quieran guardar la ropa ahora en vez de mojarse.

En España se ha colocado un cartel que reza: “Se buscan políticos con ganas de hacer lo que hay que hacer”

domingo, 29 de noviembre de 2009

LOS OTROS

Semana curiosa, por lo menos, en lo que a la actualidad social y política se refiere.



Mientras, el pasado miércoles se conmemoró, que no celebró, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género, justificadísima en tanto en cuanto sólo en nuestro país han muerto en lo que va de año 54 mujeres a manos de sus parejas, el jueves se rechazó, con el voto de 183 diputados de ocho partidos, las enmiendas para devolver al Gobierno el proyecto que reforma la Ley del Aborto. Paradójico suena, que, lloren tanto las muertes de medio centenar de personas, y al mismo tiempo, se celebre con abracitos, risitas y besitos entre las ministras el plácet concedido por el Congreso al asesinato de más de 122.000 “seres humanos” al año en España.


Porque, dejando a un lado las consideraciones religiosas, o éticas, o las payasadas del saltimbanqui ése de Pepe Bono, que intenta justificar lo injustificable con acusaciones a la Iglesia a la que dice pertenecer, no hay más que leer a los verdaderos expertos en el tema, médicos y juristas, que denuncian el daño que produce la realización de la “Interrupción Voluntaria del Embarazo”, estúpido eufemismo que los roji-progres utilizan para, quizás, lavar sus conciencias del cruel final que en realidad supone para decenas de miles de niños y ¡ojo!, niñas también, año tras año.


También resultó chocante la inusitada “unidad de la prensa escrita Catalana, al publicar el mismo editorial los doce medios más significativos de esta región, con el claro objeto de presionar al Tribunal Constitucional ante la ¿inminente? sentencia pronunciándose sobre el Estatuto prometido por el presidente Rodríguez Zapatero, que ha de dar a conocer en los próximos días... o semanas... o meses... Raro, a fe resulta, que ni tan siquiera el 23-f, la fecha que más pudo poner en peligro su hermosa democracia del cuarto poder, se atrevieron a una medida tan desacostumbrada, como lo es unificar tan dispares líneas editoriales.


Claro, ¡cómo no!, el gilipollas de Laporta tuvo que salir haciendo el ridículo, como de costumbre, a dejar en evidencia a uno de los equipos más grandes de Europa, y veremos que fiestecita prepara hoy en el partido frente al Real Madrid... No imagino cómo se sentirán los millones de aficionados culés de fuera de Cataluña, o mejor, los catalanes que no compartan la paleta ideología del presidente de su equipo.


En estas dos historias, que, aparentemente no tienen nada en común, los que pierden, los no nacionalistas y los no nacidos, son LOS OTROS.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Agua caliente.

Sostiene el checo Milan Kundera que el régimen ideal para vivir un creador es una dictadura en fase de descomposición.

Se basa para ello en analizar lo que sucede cuando no se halla uno en una sociedad de esas características.
Cuando el ciudadano se halla inmerso en un estado omnipresente, omnipotente, omnisciente y omnicontrolador, el individuo siente que nada puede hacer por liberarse, se vuelve un eslabón de la cadena, un ladrillo más y todo aliciente desaparece de su vida. Sólo queda nacer, crecer, reproducirse y morir. Todo acto liberador, creador o trasgresor es exterminado de raíz cuando sólo es un embrión. Toda esperanza es vana y es perseguido hasta el pensamiento más oculto.
Puede ser en cambio que la persona se encuentre en un sistema político donde se busque proteger todos los derechos, todas las libertades y se persiga con saña cualquier tipo de discriminación real o fingida. En este caso uno se halla rodeado de una atmósfera, por supuesto más benigna que la anterior, pero igualmente inhibidora y apática. Se crea la imagen de que cualquiera puede triunfar, cualquiera puede crear y prosperar. Sólo existe el condicionante de lo políticamente correcto. Esa omnipresente y férrea ley no escrita que impregna todos los resortes de la ciudadanía moldeando y dirigiendo todos y cada uno de los actos de los habitantes.
Se produce una autocensura en la que el artista ya sabe lo que puede hacer, cuáles son los límites y qué temas tabúes se han de evitar a toda costa para evitar el ostracismo y no perderse la subvención de turno. Se llega a la paradoja de que lo políticamente correcto es declararse políticamente incorrecto. Gracieta que el sistema consiente benevolente y sonriente.
Falta ahora que autores, creadores y artistas, que al fin y al cabo tienen más deber de mover y animar a la sociedad que los políticos (Al político se le elige cada cuatro años, al creador cada vez que se compra o piratea un libro, disco o película) se den cuenta de que se hallan en la situación aquella de la rana que salta del agua hirviente al caer en ella, o se cuece si el líquido es calentado poco a poco. Pero también hace falta que el consumidor de lo creado sepa hacer hace que el artista haga lo que él quiere y desea, no lo que al Estado mecenas le interesa que se consuma.
Hay elementos para creer que está dictadura de lo políticamente correcto se esté empezando a descomponer para que la relajación de la censura permita la ironía, el escribir entre líneas o el sugerir sin mostrar. Así que animamos a escritores, dramaturgos, cineastas, periodistas a salirse del agua que se está calentado para que a continuación espectadores, lectores y público en general se puedan librar de perecer cocidos.
Y todos podemos hacer algo mayor o menor. ¿Qué espectáculo más trasgresor y rompedor hoy en día que la viejecita que se persigna al salir a la calle o el que se entretiene en el metro con un libro en vez del ipod?

domingo, 15 de noviembre de 2009

LOS EXTREMEÑOS SE TOCAN

La semana se ha presentado calentita, mejor dicho, húmeda, a cuenta de la ingeniosa ocurrencia de alguna descerebrada ¿responsable? En la Junta de Extremadura. Financiado con fondos públicos, ojo, escrito con una ele entre la be, que no uve, y la i, 14.000 euros del ala, el taller está dirigido a jóvenes y jóvenas de entre 14 y 17 años, al objeto de que se soben las partes pudendas con académica eficacia. Doña Laura Garrido, la impulsora de tamaño despropósito, dice no entender el escándalo que se ha formado y afirma que el objeto del mismo es "construir un espacio de intercambio y participación; facilitar la adquisición, desarrollo e interiorización de hábitos saludables, autoestima y seguridad; y analizar las discriminaciones de género que se dan en el ámbito de la sexualidad".



Teniendo en consideración que la Comunidad Extremeña cuenta con una proporción de un funcionario por cada cuatro habitantes, sería de comprender la iniciativa, siempre y cuando se entendiera que la calificación final del mencionado taller, contará en las pruebas de selección para entrar en la Junta, dado el grado de perfección que los alumnos habrán alcanzado a la hora de tocarse los cojones.


En otro orden de cosas, creo que los herederos del insigne literato, fallecido accidentalmente al colisionar con una bala en su nuca en un pueblecito desconocido por los “históricos memoriones” llamado Paracuellos del Jarama, qué digo literato, futurólogo, Muñoz Seca, deberían pedir a la SGAE derechos de autor, pues ya lo vaticinó hace un porrón de años, cuando publicó una obra suya con el visionario título de “Los extremeños se tocan”.


Por supuesto, gran parte de la sociedad clama por el estimulante cursito, llegando un conocido sindicato a querellarse contra los organizadores del mismo, por entender que se pueda tratar de corrupción de menores. La única pega que encuentro yo, en mi humilde entender, a la, por otra parte muy justificada denuncia, es el nombre de la organización querellante, Manos limpias...


Sea como fuere, me queda la esperanza de que aquellos púberes inscritos que decidan hacer novillos, se encierren el los lavabos del centro docente, (por cierto, ¿dónde se impartirán las clases, en un aula al uso, en un cine x, o tal vez en cualesquiera de los centros de ocio nocturnos que “tal vez”, digo sólo “tal vez”, frecuentan los mandamases autonómicos de las tierras de Pizarro?), y en la soledad de cuarto de baño, se dediquen a mirar a escondidas textos de Historia, Matemáticas... o Ética.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Más agujeros.

Hay cosas que cuesta comprender. Desde hace muchos años se lleva discutiendo si se debe desenterrar o no a Federico García Lorca. Se ha preguntado a la familia, han hecho falta innumerables autorizaciones judiciales, múltiples trámites administrativos, y todavía el asunto tendrá múltiples avances, retrocesos y vicisitudes de todo tipo.
Mientras se ha sabido que en la Sierra de Guadarrama se hallan los restos de Suñol, un presidente del Barça en tiempos de la II República.
Parece ser que durante la guerra tuvo a bien acercarse al frente para ver cómo aquello, y así se lo indicó a su chofer.
No está muy claro si es que se despistaron o que el chofer le traicionó, pero cuando descendió del auto se dirigió a los primeros soldados que vio exclamando vivas a la República y gritos de similar jaez.
Debía andar mal de la vista el presidente blaugrana, porque los interpelados resultaron ser soldados nacionales que al verse saludados de tal manera, no se les ocurrió otra cosa que fusilarlo en el acto.
Ahora anda la revista Sapiens, una suerte de Muy Interesante pero en catalán, excavanado por la zona para dar con sus restos. La familia se desentiende, el Barça muestra cierto interés y los partidos independentistas sigue el asunto con interés, aunque de momento no se ha encontrado nada salvo algún que otro casquillo.
Llama la atención como alguien sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo puede ponerse a excavar sin autorización alguna, y más en un sitio tan protegido como debe ser la montaña. Pero hace tiempo que se sabe que la ley aquí no es igual para todos. De todas maneras, a ver si le encuentran pronto y dejan de masacrar la sierra con sus agujeros y su presencia.
Y como deseamos que den con los restos del Sr. Suñol lo antes posible, adelantamos una posible pista: El presidente culé (ignoro si entonces ya se les llamaba culés) dio con aquellos soldados del Aleti que protagonizaron aquel anuncio tan famoso en que un miliciano rojiblanco dejaba libre a un soldado nacional también rojiblanco, que al verse importunados mientras compartían recuerdos y anécdotas futbolísticas se quitaron al pesado por la vía rápida.
¡Ah! Me imagino que el chofer era bisabuelo de algún ultrasur.

domingo, 1 de noviembre de 2009

HALLOWEEN

Limpiándose la tierra que cubría casi por completo sus ropas, se contempló con asomo de masculina coquetería el rostro en la superficie de una lápida limpiada recientemente. Se atusó el bigote, y, enderezando el sombrero de ala ancha, caminó fuera del camposanto.


Quiso enterarse de las novedades que en el nuevo año habían acontecido, mientras esperaba un carruaje o cualquiera otro de los medios de transporte que en el siglo fueran costumbre. Recogió de forma majestuosa un diario de una papelera, pero, no entendió nada de lo que allí se relataba. Se hablaba de corrupción, de un tal Gallardón o de una dama llamada Cajamadrid, que sin duda debía ser una de las más hermosas de las hembras del Reino, pues se la disputaban innumerables caballeros. También era muy citada la, para él desconocida, crisis, que debía ser epidemia de gravedad, pues se decía de ella que desaparecería en los próximos meses, pero mientras tanto seguiría dañando a España. Le intrigó un artículo que hablaba de un Faisán, noble ave, que en el texto desempeñaba un muy desairado papel de traiciones. Desconcertado, arrojó los papeles lejos de sí.

Por fin, un inmenso carro, al parecer tirado por caballos invisibles, de un color absurdamente llamativo, se acercó donde se encontraba.

Espantado, comprobó como una informe masa de brujas, trasgos y hombres ensangrentados, inconcebiblemente vueltos a la vida, y oliendo a alcohol de forma nauseabunda le saludaban y hasta le felicitaban por su atuendo. Nuestro hombre, de sí orgulloso del egregio porte que siempre había lucido, se debatía entre la satisfacción del reconocimiento a su apostura y el horror que le producían tantos engendros que, sin duda, hasta el día no habían caído en manos de la Santa Inquisición.

Arrastrado por la chusma, dio con sus maltratados huesos en la Puerta del Sol, y comprobó con horror que el corazón de la Villa había sido tomado por seres semejantes a sus compañeros de viaje, o a otros que pudo contemplar en el periódico que anteriormente rescató de la papelera, donde se decía de ellos que eran familia del presidente del gobierno, fuera lo que significara tal despropósito, y que en su espiritú dejaron muesca indeleble.

De repente, un grupillo de golfillos o mozalbetes, con evidentes síntomas de ebriedad, la emprendió con él, bombardeándole con los huevos de gallina tan preciados en sus tiempos. Buscó en el costado el frío y tranquilizador contacto de la empuñadura de su acero, pero, recordó con un íntimo lamento, como unos malencarados individuos se lo habían arrebatado, según creyó entender, mientras buscaban pruebas acerca de una tal “memoria histórica”.

Con tristeza, sucio y magullado, y un postrer pensamiento puesto en Doña Inés, se guío por las estrellas camino de su eterna morada, diciéndose a cada paso: “ ...ya me lo advirtió Romanones, joder, vaya tropa...”

domingo, 25 de octubre de 2009

ESA GENTUZA

Artículo publicado en XLSEMANAL el 5/7/2009 por D. Arturo Pérez Reverte, y que, tras el espectáculo bochornoso en el parlamento español de la pasada semana, con la compra de votos para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, está hoy de actualidad, y por ello lo reproducimos aquí.


“Paso a menudo por la carrera de San Jerónimo, caminando por la acera opuesta a las Cortes, y a veces coincido con la salida de los diputados del Congreso. Hay coches oficiales con sus conductores y escoltas, periodistas dando los últimos canutazos junto a la verja, y un tropel de individuos de ambos sexos, encorbatados ellos y peripuestas ellas, saliendo del recinto con los aires que pueden ustedes imaginar. No identifico a casi ninguno, y apenas veo los telediarios; pero al pájaro se le conoce por la cagada. Van pavoneándose graves, importantes, seguros de su papel en los destinos de España, camino del coche o del restaurante donde seguirán trazando líneas maestras de la política nacional y periférica. No pocos salen arrogantes y sobrados como estrellas de la tele, con trajes a medida, zapatos caros y maneras afectadas de nuevos ricos. Oportunistas advenedizos que cada mañana se miran al espejo para comprobar que están despiertos y celebrar su buena suerte. Diputados, nada menos. Sin tener, algunos, el bachillerato. Ni haber trabajado en su vida. Desconociendo lo que es madrugar para fichar a las nueve de la mañana, o buscar curro fuera de la protección del partido político al que se afiliaron sabiamente desde jovencitos. Sin miedo a la cola del paro. Sin escrúpulos y sin vergüenza. Y en cada ocasión, cuando me cruzo con ese desfile insultante, con ese espectáculo de prepotencia absurda, experimento un intenso desagrado; un malestar íntimo, hecho de indignación y desprecio. No es un acto reflexivo, como digo. Sólo visceral. Desprovisto de razón. Un estallido de cólera interior. Las ganas de acercarme a cualquiera de ellos y ciscarme en su puta madre.







Sé que esto es excesivo. Que siempre hay justos en Sodoma. Gente honrada. Políticos decentes cuya existencia es necesaria. No digo que no. Pero hablo hoy de sentimientos, no de razones. De impulsos. Yo no elijo cómo me siento. Cómo me salta el automático. Algo debe de ocurrir, sin embargo, cuando a un ciudadano de 57 años y en uso correcto de sus facultades mentales, con la vida resuelta, cultura adecuada, inteligencia media y conocimiento amplio y razonable del mundo, se le sube la pólvora al campanario mientras asiste al desfile de los diputados españoles saliendo de las Cortes. Cuando la náusea y la cólera son tan intensas. Eso me preocupa, por supuesto. Sigo caminando carrera de San Jerónimo abajo, y me pregunto qué está pasando. Hasta qué punto los años, la vida que llevé en otro tiempo, los libros que he leído, el panorama actual, me hacen ver las cosas de modo tan siniestro. Tan agresivo y pesimista. Por qué creo ver sólo gentuza cuando los miro, pese a saber que entre ellos hay gente perfectamente honorable. Por qué, de admirar y respetar a quienes ocuparon esos mismos escaños hace veinte o treinta años, he pasado a despreciar de este modo a sus mediocres reyezuelos sucesores. Por qué unas cuantas docenas de analfabetos irresponsables y pagados de sí mismos, sin distinción de partido ni ideología, pueden amargarme en un instante, de este modo, la tarde, el día, el país y la vida.






Quizá porque los conozco, concluyo. No uno por uno, claro, sino a la tropa. La casta general. Los he visto durante años, aquí y afuera. Estuve en los bosques de cruces de madera, en los callejones sin salida a donde llevan sus irresponsabilidades, sus corruptelas, sus ambiciones. Su incultura atroz y su falta de escrúpulos. Conozco las consecuencias. Y sé cómo lo hacen ahora, adaptándose a su tiempo y su momento. Lo sabe cualquiera que se fije. Que lea y mire. Algún día, si tengo la cabeza lo bastante fría, les detallaré a ustedes cómo se lo montan. Cómo y dónde comen y a costa de quién. Cómo se reparten las dietas, los privilegios y los coches oficiales. Cómo organizan entre ellos, en comisiones y visitas institucionales que a nadie importan una mierda, descarados e inútiles viajes turísticos que pagan los contribuyentes. Cómo se han trajinado –ahí no hay discrepancias ideológicas– el privilegio de cobrar la máxima pensión pública de jubilación tras sólo 7 años en el escaño, frente a los 35 de trabajo honrado que necesita un ciudadano común. Cómo quienes llegan a ministros tendrán, al jubilarse, sólidas pensiones compatibles con cualquier trabajo público o privado, pensiones vitalicias cuando lleguen a la edad de jubilación forzosa, e indemnizaciones mensuales del 100% de su salario al cesar en el cargo, cobradas completas y sin hacer cola en ventanillas, desde el primer día.






De cualquier modo, por hoy es suficiente. Y se acaba la página. Tenía ganas de echar la pota, eso es todo. De desahogarme dándole a la tecla, y es lo que he hecho. Otro día seré más coherente. Más razonable y objetivo. Quizás. Ahora, por lo menos, mientras camino por la carrera de San Jerónimo, algunos sabrán lo que tengo en la cabeza cuando me cruzo con ellos.”

domingo, 18 de octubre de 2009

Basura.

El famoso Calígula entró un dia al Circo y se apercibió de que recibía pocos aplausos. Se quedó pensativo y exclamó:
-¡Lástima que el pueblo romano no tuviese una sola cabeza para cortársela de un solo tajo!
Tal vez un pensamiento parecido pasó por las mientes de Zapatero el 12 de octubre, fecha en la que fue sonoramente abucheado durante el desfile militar.
No pareció afectarle en demasía el suceso. Tal vez porque es consciente de que entre los que van a ver esos espectáculos no está precisamente su vivero de votos.
Hay quien se sorprende de que a Gallardón le parecieran los abucheos, pero se olvidan del siempre existente corporativismo entre los políticos al margen de colores y banderías.

Por otra parte el alcalde no es tonto, y sabe que esos abucheos pronto se pueden volver contra él. El espejismo de la Olimpiada se ha esfumado y la débil memoria de la ciudadanía pronto no recordará quien impulsó la magna obra de la M-30. Cuando llegue la hora de votar primará más la reciente tasa de basuras que cualquier mejora en las infraestructuras, y quién sabe si Gallardón no tendrá que pedirle algún favor al presidente, porque por muy nefastamente que éste lo haga, ya se encarga el jefe de la oposición de hacer algo para que el impresentable ZP consiga mantener la diferencia (no se olvide que al vallisoletano le basta con no perder por mayoría absoluta)

Lo que sí despierta mi curiosidad es saber cuanto pagará por el famoso impuesto ecológico el Congreso de los Diputados. Tanto si es por el número de habitantes como por la basura generada la cantidad debe ser brutal. Claro, que al final la que la pagan son esos que se dedican al abucheo, lo mismo da que cada 10-O o cuando hay elecciones. Basura, mucha basura.

domingo, 11 de octubre de 2009

PALOMINO (II)

Hace aproximadamente una semana, un suceso ocurrido en las calles de Madrid, pasó sin pena ni gloria por las redacciones de los medios de comunicación, recibiendo escasísimo eco en ellos, de tal forma que tan solo unas pocas líneas lo reflejaron en La Razón y en el digital del ABC.


Los hechos, por lo que he podido saber, se desarrollaron así:

El sábado 3 de octubre, al rededor de las 4 de la madrugada, tres policías de paisano transitaban por una céntrica calle de la capital, cuando advierten que un grupo de jóvenes están destrozando mobiliario urbano y escandalizando en la vía pública. Cuando los agentes se acercan a ellos, estos, intentan apuñalarlos haciendo uso de armas blancas.

Hasta aquí, desgraciadamente, todo podría formar parte de la “normalidad” de una madrugada en cualquier ciudad de nuestro país, donde impera la ley de la violencia en las noches tomadas habitualmente por gentuza, y donde las distintas fuerzas de la Seguridad del Estado, se encuentran maniatadas para proteger a los ciudadanos honrados que quieran disfrutar de su tiempo de ocio como les plazca.

Lo realmente peculiar del caso que aquí refiero, es que cuando los cuatro mozalbetes, de entre 18 y 22 años de edad, hubieron de dar explicaciones de su violenta actitud, dijeron que “eran militantes de extrema izquierda y que habían confundido a los agentes con unos skin...”

A mi cabeza acuden, tras conocer tan justificable argumento, algunas preguntas; como por ejemplo, ¿darán con el título de antisistema, extremo-izquierdoso o rojillo variado licencia de caza de la esvástica?

¿Tendrán razón los jovenzuelos y parafraseando a Torrente, en Madrid a los maderos, “es que les visten como a nazis”?

¿Habrán pasado a disposición judicial, los polis digo, por interrumpir su labor a estos defensores de la libertad?

En caso de que a estos cabestros, los extremoizquierdosos enemigos de las papeleras, les hayan tratado como merecen, (cosa que dudo, de otro modo no entiendo el apagón informativo en torno a la noticia), si están en prisión digo, ¿no irán a manifestarse a las puertas de la cárcel sus amiguitos, los papás y mamás, para protestar por la brutalidad de la justicia española?

Si, en vez de agentes del orden, hubieran sido otros tantos ciudadanos sin chapa ni arma reglamentaria, pero con una indumentaria que no fuera del agrado de estos tolerantes demócratas, ¿cómo podría haber terminado el encuentro?

Una última pregunta, por casualidad, ¿conocerían de algo a Palomino?

domingo, 4 de octubre de 2009

¡Camaradas hasta el fin!

"El PCE de acuerdo con la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos comunica que los datos se integrarán en un fichero del PCE, que los utilizará para tramitar su afiliación, permitir el ejercicio de los derechos y obligaciones previstos en los estatutos, y mantenerle informado/a de sus actividades. Consiente en que sus datos sean tratados de acuerdo a lo establecido en el reglamento de Afiliados/as a efectos de inscripción como Militante y que, en caso de causar baja el PCE puede conservar sus datos con fines históricos y estadísticos. Así mismo consiente su cesión a IU o al Partido Izquierda Europea (PIE) a efectos de cotización. Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, dirigiéndose al PCE, C/ Olimpo 35, 28043 Madrid. "
_________________________________________________________________

El texto anterior es una cláusula incorporada al formulario que el nuevo militante del Partido Comunista de España debe firmar al hacer efectiva su afiliación al Partido.

En él me ha llamado poderosamente la atención la frase remarcada .

Después del empeño que pone esta formación política para los que abandonen la iglesia católico dejen de figurar en sus archivos, cómo pueden tener el suficiente rostro como para no aplicarse el cuento a ellos mismos.

Me pregunto entonces, en qué consistirá el derecho de cancelación del que se habla a final del párrafo. Me imagino que se tratará de dejar de pagar, porque visto lo visto, el comunismo imprime carácter, y una vez hecho comunista, comunista hasta la muerte. Se ha pasado del Socialismo o muerte, a Socialismo hasta la muerte. Y porque el comunista ortodoxo no cree en la vida eterna, que si no…

De todas maneras todavía no sé porqué me sorprendo cuando si algo ha caracterizado a este partido ha sido exigir a los demás lo que jamás se ha planteado para él.

Y que sepa el nuevo militante (si es que lo hay) que a eso se le llama hacer comulgar con ruedas de molino, y no del moulin rouge precisamente.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Tiempo al tiempo.

En estos tiempos de tanta crisis y recorte presupuestario muchos están temblando ante la perspectiva de perder su trabajo y/o el cargo (es que a menudo el tener un cargo no conlleva nada de trabajo).

Uno que puede verse en tal tesitura es Esteban Ibarra, el ínclito Presidente de la asociación Movimiento contra la Intolerancia, el cual puede ver cómo se le acaba el chollo en vista de lo poco para lo que sirve su asociación y la facilidad con que gasta el dinero de las subvenciones que salen de los impuestos de todos los españoles.

Pero que no se preocupe Esteban, que ahora mismo se me ocurre un caso flagrante donde puede dirigir sus certeros dardos.

Se trata de un claro caso de discriminación. Caso tan discriminatorio que hasta el asunto se llama discriminación positiva.

Desde hace tiempo la industria nacional del cine recibe cuantiosas ayudas para todo tipo de películas. Es indiferente que luego lo rodado triunfen en la pantalla o que tenga que ser retiradas a las pocas semanas ante la indiferencia general. La subvención está garantizada.

Nos preguntamos porque estos artistas reciben tales ayudas y no sucede lo mismo con cualquier otro españolito como un albañil, arquitecto, mecánico o diseñador.

Pero llega la segunda discriminación cuando se ve que el cine recibe tales ayudas, y otras artes como el teatro, la literatura, la pintura o la danza no recibe los mismos dineros.

Pero con el impulso de la ministra de Cultura, directora de cine en sus ratos libres, ha llegado la tercera discriminación. Ahora se trata de unas ayudas sólo para cineastas que sean mujeres. Vamos, algo que clama al Cielo.

Nos preguntamos si la cuarta discriminación será unas ayudas para directoras de cine que también sean ministras.

Tiempo al tiempo.

domingo, 20 de septiembre de 2009

PALOMINO

Que un adolescente muera siempre es una tragedia. Que sea de forma violenta, además, es una injusticia. Y un fracaso de la sociedad. Me explico.


Carlos Palomino tenía 16 años, por lo tanto menor de edad, acudía a REVENTAR una manifestación LEGAL, con todos los permisos pertinentes, acompañado de un nutrido número de jóvenes, que portaban un autentico arsenal, compuesto de todo tipo de armas blancas y spray de autodefensa, con los que llegaron a agredir a una vigilante del Metro.

Respecto a la actitud previa del menor, no hay más que ojear estos párrafos que aparecen en su blog personal:







Aunque el tipo de letra y la ortografía ayuden poco, no hay mas que leer estas líneas para hacerse una idea del talante del muchacho; “Si no eres de los nuestros, navajazo por tus huesos...”, toda una declaración de intenciones...

Las imágenes que captaron las cámaras de seguridad, también nos dejan algún ejemplo de lo que el joven entendía por “antifascista”, esto es, llegar protegido por el grupo, y engallado, dirigirse directamente al, por su sola apariencia, identificado como rival político, e increparle, llegando a ponerle la mano encima sin haber mediado gesto u palabra de provocación por parte del otro joven, el presunto homicida, que, al ver cómo entraban en el vagón “estudiantes de ideología izquierdista”, como los define la mayoría de la prensa, preparó un arma blanca, (nunca ese cuchillo de 23 cm. de hoja, que hubiera atravesado de lado a lado a Palomino), temiéndose lo que se le avecinaba.

Por supuesto, no pretendo disculpar la muerte de Carlos, pero detecto en todos los medios de comunicación, una clara campaña demonizando una opción política, que, aunque extremista, es tan legal como la de los supuestamente agredidos.

Me pregunto, esa madre que ahora exige que se haga justicia, ¿qué pensaba cuando su niño, como él mismo relata, agredía a un joven seguidor del Atlético de Madrid, le humillaba delante de la novia, le robaba una prenda de ropa y el abono de socio para posteriormente fotografiarlo en el suelo? ¿también reclamó justicia cuando pudo leer esto? ¿o es que no controlaba al niño, sus amistades, sus actividades, horas de salida y entrada, etc.?

Una última reflexión: los jóvenes “antifascistas” que se concentran cada día desde que se inició el juicio, ¿no trabajan? ¿no estudian? Entonces, ¿de qué viven? Mejor dicho, ¿de QUIEN viven?

domingo, 13 de septiembre de 2009

Una de alcaldes.

He oído de un alcalde del Partido Popular, el cual rige los destinos de un pueblo de España.

Al parecer ese pueblo, hospitalario como ninguno, ha recibido no hace mucho la visita de unos forasteros que han sembrado la inquietud, el desasosiego y la intranquilidad, no sólo entre los habitantes de la localidad sino de toda España.

Se ha podido saber por los diversos medios de comunicación que las turbas que llegaron al pueblo no venían precisamente en son de paz, y que pronto manifestaron a voz en grito amenazas, exabruptos, mentiras, groserías y expresiones de mal gusto. Todo ello acompañado de gestos agresivos y amedrentadores.

Dicha caterva ha conseguido que lo que se iba a llamar fiesta se haya convertido en un sin vivir para todos aquellos a los que se le ha anunciado que fueran preparando sus carteras porque las iban a dejar más que esquilmadas en breve.

Es notorio que cuando esos sujetos han abandonado el pueblo el alcalde se ha apresurado a manifestar a todo periodista que se pusiera a tiro que aquellos no eran del pueblo, sino que habían venido de fuera con malas intenciones, a provocar y a dividir a la gente de bien.

Previendo que el año que viene se vuelvan a producir dichos sucesos, el alcalde en cuestión está estudiando el modo en evitar que se vuelvan a producir unos hechos tan desagradables para la mayoría de los ciudadanos. Lo va a tener difícil, pero lo va a intentar.

Eso sí, lo que no me ha quedado claro es si el susodicho pueblo es Pozuelo de Alarcón o Rodiezmo.

domingo, 6 de septiembre de 2009

UNA PICA EN AREYNS

Resulta que, a un alcalde paleto del Maresme se le ocurre la feliz idea de, después del veranito, y de recoger alegremente los eurazos que los españoles se han dejado en los bares, tiendas y negocios del pueblo, para celebrarlo, digo yo, y como si de un Fuente ovejuna con barretina se tratara, convocar un referéndum sobre la “independencia” de Cataluña. ¿Por qué no sobre la emancipación del resto del Estado Español sólo del municipio? ¿O mejor, a modo experimental, de un par de calles y el huerto del tío Jordi?

Esta pintoresca iniciativa no habría superado la categoría de anécdota, sino fuera porque la clase política española está aún por debajo del payaso al que se le ocurrió la gracieta. Porque, si en la comunidad catalana los partidos responsables, (también tengo yo unas cosas, llamar a esos responsables...), digo yo, que si esos le hubieran puesto en su sitio al edil de marras, nada hubiera pasado. Pero no, cómo no hay problema más importante en España que cagarse en la Constitución, meándose después en ella con el sufragio objeto de esta entrada, unos lo jalean y otros lo critican, eso si, duramente. Hasta el gilipollas del presidente del Barsa se mete en el berenjenal, pensando tal vez en su futuro político. ¿Qué pensará un socio del Barcelona nacido y residente, pongamos por caso, en Ciudad Real, de que se use lo que tan sólo representa un club deportivo, al servicio de una ideología, no ya independentista, más bien propia de la aldea?

En este mar de mierda, repleto de bastardos intereses, donde una sopla pollez les vale a todos, a unos para disimular la inutilidad de formaciones políticas sin contenido de gobierno, a los otros, a modo de cortina de humo, (una más), para impedir caer en la cuenta de que las cifras del paro son ya bastante peores que durante el gobierno de Felipe González, en medio de ello digo, aparecen los de la Falange, creo que la de las Jons, para manifestarse en contra del desaguisado.

Son valientes, no cabe duda, pero que se aten los machos, que seguramente sean ellos quienes paguen los platos rotos. Así y todo, a esos Españoles les digo: ánimo y poned una pica en Areyns.

domingo, 30 de agosto de 2009

Gafas.

De momento parece que los cines han encontrado una vía para amortiguar la sangría de espectadores que sufrían año tras año. Parece ser que entre el top-manta y las descargas por Internet la afluencia de clientes estaba bajando a niveles alarmantes que ya preocupaba seriamente a la industria de Hollywood. Y es de suponer que a esos la imaginación no les debe faltar.

Y tampoco es que hayan hecho alarde de mucha inventiva, porque lo único que han hecho, aunque con bastante efectividad, es recurrir a un invento antiguo. Han vuelto a poner de moda las películas en tres dimensiones. Todo un chollo, porque ni los ordenadores más sofisticados pueden proporcionar ese tipo de imagen, y ni los más modernos televisores de plasma caseros pueden ofrecer esas imágenes a quien ose comprar la copia en un top-manta.

No queda más remedio que acudir al cine, y además pagar un precio extra por las dichosas gafas. Gafas que no sirven para otra cosa. Ya te advierten fehacientemente que no se te ocurra usarlas como gafas de sol, y ni siquiera sirven para ver otra película en 3-D. Si vuelves al cine tienes que comprar otras gafas. Me imagino que al menos servirán para disfrazarse de espectador pardillo durante los próximos carnavales.

Pero la voracidad de esta gente no tiene límites. Hasta ahora tú te ibas a tu casa con todas las gafas usadas, donde los críos jugaban un rato con ellas hasta que las dejaban olvidadas y/o rotas en un rincón. Ahora a la salida de las salas cinematográficas han situados unas estratégicas cajas para que deposites las gafas usadas. De modo voluntario, porque se te indica que es para tu comodidad. Todo un negociete. Un lavado rápido, se las saca brillo, y ya están listas para la siguiente sesión. Es como si en un bar te cobraran el vaso aparte de la cerveza, y encima te pidieran que lo dejaras a la salida.

Pues ante esta rapacidad sin límites pienso acumular decenas y decenas de gafas usadas. Y lo tengo claro, en los carnavales me vestiré de cajón de depósito de gafas. ¿Quién más se anima para hacer la comparsa más gafada que se haya visto jamás? Tranquilo, que esta vez la SGAE no tiene nada que ver…creo.

domingo, 23 de agosto de 2009

EL "INFORME CENTENO".


Cuando me estaba documentando para hablar, si, otra vez, acerca de la tan cacareada crisis, tropecé con el llamado “informe Centeno”, elaborado por el Catedrático de Economía de la Universidad Politécnica de Madrid, Roberto Centeno.
Aunque es algo extenso, no me he podido resistir a transcribirlo íntegro por lo interesante que me pareció, viniendo como viene de un experto en economía, sobre todo en sus conclusiones, que resultan espeluznantes, pero a su vez, lógicas, dado el rumbo que están tomando los acontecimientos en España.


Una depresión es un largo periodo —diez años o más— caracterizado por un bajo nivel de producción, consumo e inversión, con quiebras masivas de empresas, un elevado nivel de paro, un descenso de los precios y destrucción de la riqueza de las familias. Y para comprender por qué desembocaremos en esta situación por primera vez en nuestra historia, es necesario entender tres hechos esenciales.
El primero, que desde un punto de vista estructural, el crecimiento económico de España ha sido básicamente tercermundista: no nos hemos adaptado en absoluto a la globalización, y hemos perdido el 15% de cuota de mercado en el comercio mundial, del 2,06 en 2003 al 1,74 en 2007. Es decir, se ha tratado de un crecimiento basado en el consumo interno, sostenido por un incremento masivo de la población —el mayor del mundo desarrollado, consecuencia de la inmigración—, y en el turismo.
Y todo ello fuertemente apalancado (multiplicado) por el endeudamiento masivo de familias, empresas y entidades financieras, también el mayor mundial, y un déficit exterior de más de un 11% del PIB —producimos un 11% menos de lo que consumimos— y realizado mediante la explotación masiva de mano de obra barata: casi el 50% de la población ocupada es mileurista.
Simultáneamente, el punto de inflexión, no sólo inmobiliario, sino del modelo en su conjunto, ocurrida en marzo 2007, ha coincidido con la mayor crisis financiera internacional desde la Gran Depresión, y con el peor Gobierno imaginable, un hatajo de analfabetos funcionales que ha mantenido una inacción suicida durante más de un año, y como acertadamente se ha resumido en estas mismas páginas, “ni sabían entonces por qué crecíamos, ni saben ahora por que nos hundimos”, a lo que se añade una oposición cobarde e incapaz, que no ha tenido el cuajo de plantar cara al Gobierno, y ni siquiera ha presentado una alternativa creíble para enfrentarnos a la crisis.
Y el tercer hecho esencial es un modelo de Estado con un nivel de ineficiencia, despilfarro y corrupción único en el mundo. Todo multiplicado por 17, cientos de miles de funcionarios haciendo lo mismo —sobran unos dos millones—, inventando y controlando 17 normativas diferentes, 17 sistemas informáticos, 17 de todo, y con un mercado fragmentado en 17 parcelas independientes, un desastre para productividad y la eficiencia, y al frente del tinglado cientos, miles, de consejeros, directores generales y toda una patulea de jefes y jefecillos con coche —hay mas coches oficiales que en Estados Unidos— secretaria y despacho de lujo, un cortejo de indocumentados nombrados a dedo con carné del partido, y con el mayor nivel de corrupción de la Historia de España.
Las Comunidades Autónomas consumen el 60% del gasto público, el triple del neto del Estado, 177.000 millones de euros, un 78% del cual es gasto no productivo, frente a un resto de 60.000 millones de euros para financiar España. En total, un 18% del PIB, donde la mitad aproximadamente, el 9%, es gasto innecesario. Ningún país del planeta podría soportar ésta barbarie.
Y estos son los hechos, ahora las cifras. Y aquí tropezamos con una situación insólita en una democracia: unas instituciones del Estado (Banco de España, INE, etc.) al servicio de un partido, instituciones que mienten y manipulan masivamente tanto sus cifras como sus previsiones, una irresponsabilidad inaudita que ha llevado a muchas familias y empresas a adoptar decisiones equivocadas y peligrosas.
Esto obliga a quienquiera desee saber la verdad a estimar sus propias cifras, que es lo que hacen todas las grandes empresas con intereses en nuestro país. El PIB, estimado a partir de las afiliaciones de la Seguridad Social y la productividad, así como valorando el consumo de gasóleo de automoción, cuya correlación es prácticamente total. En el último trimestre de 2008, el PIB ha caído en un 2%; las afiliaciones a la Seguridad Social, en un 2,5%; y la productividad, en un 0,5%.
Es decir, aquí y ahora, la economía está cayendo al -8% en tasa anual, y a un ritmo, que extrapolado a fines de 2009, pues no hay razón alguna para vislumbrar un cambio de tendencia, superará el -10%. Y eso es una depresión.
Paro. Los datos oficiales de paro registrado son falsos, igual que la EPA. A la cifra oficial hay que sumarle muchos más parados que el Gobierno no computa porque sí —y Rajoy sin decir ni pío. Sólo los parados no computados desde febrero de 2008 por carecer de “formación suficiente” /”efecto Caldera”) ascienden a 350.000. Y, finalmente, el paro total, superior al paro registrado por definición, pues no todos los parados están inscritos, paro que ha venido siendo un 20% superior al paro registrado.
Por tanto, a día de hoy y sumando sólo el “efecto Caldera” al paro registrado, el paro total supera los 4 millones, no los 3, 1 millones oficiales. Pero incluso con las cifras oficiales, el ritmo de incremento de paro es de dos millones/año, elevando a tasa anual la cifra del último trimestre, por lo que éste superara los seis millones a final de 2009, y eso es una depresión.
En todo caso Zapatero es ya el mayor destructor de empleo de Europa: un 13,4 % frente al 7,8 %, la media de la Unión Europa. Y lo que ya es el colmo es el paro de menores de 25 años: un 16,4% de la Unión Europea frente al 29,4% de España. Y esto con las cifras falsas del gobierno. Imaginen ustedes con las verdaderas
Inflación .Los precios se han derrumbado del 5,3% en julio al 1,5% en diciembre, en parte por el petróleo y las materias primas, pero la causa más importante es el espectacular hundimiento del consumo: la inflación que en España siempre es un punto superior a la europea, es ahora una décima inferior. Esto sitúa los precios al borde de la deflación, algo infinitamente más grave que la inflación, porque tiene efectos devastadores sobre el empleo, la inversión y la riqueza. Es la otra cara de la depresión.
Desplome inmobiliario. Las viviendas iniciadas están cayendo un 62 % y la tendencia se acentuará, pues el número de viviendas nuevas a la venta no es de 800.000 ni de un millón, como falsamente nos cuentan el gobierno y los interesados, sino de 2,5 millones: 1,2 millones de promotoras y 1,3 millones adicionales de particulares que las compraron como inversión, y a esto hay que añadir la vivienda usada.
Ello significa que hay viviendas para diez años, y que su precio deberá caer en los próximos meses/años un 30 o 40% adicional para restaurar el equilibrio. Y esto es también una depresión.
Déficit de las Administraciones Públicas. La respuesta de Zapatero ha sido la típicamente socialista: una fuerte expansión del gasto y un incremento brutal de la presión fiscal, particularmente en Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, sobre la clase media y los trabajadores, lo que anula cualquier estímulo.
Consecuencia de ello y de la caída vertical de la recaudación será un déficit de la Administraciones Públicas, excluida la Seguridad Social, del 6 % en 2008 y del 12% en 2009, con una tendencia clara a empeorar en 2010. Y aunque es cierto que nuestro nivel de deuda pública es inferior a la media europea, esto va a cambiar radicalmente por la disparatada política de gasto y avales al sistema financiero, tanto que el coste de nuestras emisiones está ya 100 puntos básicos por encima del de Alemania. Todo ello nos deja sin margen de maniobra frente a contingencias futuras. Este nivel de déficits corresponde a una depresión.
Seguridad Social y sistema de pensiones. Esto requiere un análisis aparte, pero en forma resumida y según las estimaciones actuariales más recientes, estarán quebrados en 2014. Y la solución según Solbes y Fdez. Ordoñez: pagar más y cobrar menos, un 30 % menos para empezar a hablar. Éste será el gran legado de Zapatero a los jubilados.
Sistema financiero. Ésta es hoy la parte más preocupante de la situación, porque la crisis crediticia es el problema más grave que afecta a nuestro sistema económico a día de hoy. Literalmente esta destruyendo el tejido productivo del país: entre octubre y diciembre se produjeron mas suspensiones de pagos que en todo 2007. El primer gran problema del sistema financiero “más sólido del mundo” es que el valor de los activos no refleja su valor real, pues al contrario que en Estados Unidos, donde cada trimestre los bancos tienen que valorarlos a precio de mercado, lo que ha provocado el hundimiento de muchos de ellos, aquí el Banco (del Partido Socialista ) de España, en un alarde de irresponsabilidad y sectarismo suicida, acepta unos balances de ficción y permite repartir dividendos hasta a la Caja mas cutre, aunque más de la mitad del sistema esta técnicamente quebrado.
El segundo problema es el enorme endeudamiento exterior: más de 900.000 millones de euros, la cifra más elevada del planeta. Encima, para evitar la quiebra, estos irresponsables que nos gobiernan han puesto 200.000 millones de euros a disposición de éstos insensatos, y además ¡sin la menor obligación de fijar un calendario de repago de la deuda, con lo cual el apalancamiento se mantiene íntegramente!
Pero ¿a qué narices está jugando el señor Fernández Ordóñez? Ambos hechos llevan a una crisis crediticia brutal. Los 200.000 millones de avales tendrían que haber servido para avalar créditos a familias y empresas, y en lugar de ello se destinan íntegramente a tapar los agujeros del sistema financiero, algo económica y socialmente criminal, pues todas las crisis crediticias sin excepción han terminado en una depresión.
En definitiva, todos estos hechos y cifras, apuntan a que España registrará su primera deflación en los próximos 12/18 meses, a menos que se adopten urgentemente las dos medidas siguientes.
La primera, dar marcha atrás a la barbarie de Estado Autonómico, y que los fondos así liberados sean empleados en reducir la presión fiscal, con objeto de restablecer el poder de compra de familias y empresas. Es decir, justo lo contrario de lo que está haciendo Zapatero, montando una mascarada infame, con todos los presidentes autonómicos poniendo el cazo, para recibir un dinero que España ni tiene ni tendrá. Una locura inenarrable y que, al igual que el destino de los 200.000 millones de avales, puede calificarse de social y económicamente criminal.
Zapatero va a endeudar a los españoles y a sus hijos para que el cáncer autonómico siga originando sus despilfarros, justo cuando el desempleo crece a un ritmo de 2 millones al año, la Seguridad Social está quebrada y no hay dinero ya ni para las pensiones ni para los parados. Realmente Zapatero y sus secuaces han enloquecido.
La segunda cuestión es la crisis crediticia. O los 200.000 millones se destinan a avalar préstamos a familias y PYMES, o la destrucción del consumo y la capacidad productiva del país están aseguradas. La totalidad de los parches económicos del gobierno, y de las propuestas del PP, son absolutamente inútiles, si previamente no se adoptan éstas dos medidas.
Como el gobierno no va hacerlo, sino que va a hacer todo lo contrario, y la oposición tampoco, no hay mecanismo económico ni fuerza humana, que eviten la depresión. Con los hechos y las cifras en la mano, es imposible llegar a otra conclusión. Una depresión que hará historia, pues reducirá drásticamente la renta disponible de las familias, hundirá nuestro país en el ranking económico mundial y hará casi imposible el mantenimiento de España como nación.

domingo, 16 de agosto de 2009

Nuestro hombre en Los Ángeles.


Visto en la TV3.

En un informativo se emite un reportaje sobre la gira del Barça por Estados Unidos. El día antes de jugar contra Los Ángeles Galaxy se va todo el equipo a visitar la meca del cine.

La cámara enfoca a Laporta, presidente del equipo, y se ve como éste saluda con una sonrisa de oreja a oreja a dos actores caracterizados como el gordo y el flaco, o sea, Hardy y Laurel.

El que hace de gordo, intrigado por las cámaras que siguen al que les saluda, le pregunta “Where are you from?”, a lo que el interpelado contesta: “From Barcelona…, from Cataluña” (o Catalunya, que pronunciado suena igual, aunque lo propio hubiera sido contestar Catalonia.

Hardy pone cara de no saber donde está ni Barcelona, ni Catalonia, ni Spain, pero en ese momento Laurel, el flaco, hace un sutil giro sobre sus talones y da la espalda al ilustre visitante, se inclina levemente, y con un hábil movimiento de sus manos muestra su magra y escueta posadera al levantarse los faldones de su chaqueta.

Laporta intentado no perder la compostura, responde con una pregunta ya un tanto nervioso: “¿Tú eres de España, no?”

Ahí el realizador por fin interviene y corta la imagen.

Suponemos que las cosas no llegaron a más, pero, eso sí, nos preguntamos qué hubiera sucedido si los abordados en vez de ser el dúo de humoristas hubiera sido John Wayne o Clint Eastwood. A estas horas Joan Laporta estaría corriendo por las calles de Los Ángeles buscando refugio angustiado en una de las embajadas abiertas por su amigo Carod Rovira, que con tantas como son alguna debe caer cerca.

domingo, 9 de agosto de 2009

PAÍS DE COTILLAS



Viajas en el metro, y ya sea un libro, el periódico o documentos de tu trabajo, siempre hay alguien mirando por encima del hombro a ver si se entera que leches estas leyendo. O en un restaurante, cenando tranquilamente con tu mujer, decenas de oídos indiscretos dirigen su atención hacia tu conversación, por más que esta sea del todo insustancial. Lo reconozco, yo en muchas ocasiones me he sorprendido a mi mismo espiando tras los visillos a los vecinos del edificio de enfrente. Somos un país de cotillas, mal que nos pese reconocerlo.
Pero cuando este inocente entretenimiento traspasa las fronteras de la política, el asunto se vuelve bastante grave. Y es que, nuestros gobernantes a menudo caen en el feo vicio de escuchar lo ajeno, pero con mucho más perversas intenciones de lo que la confiada ciudadanía puede llegar a creer, usando para ello a las fuerzas de la seguridad del estado, de forma claramente ilegal. En el caso “Gürtel”, (correa en alemán, que hay que joderse, qué originalidad para nombrarlo), hemos tenido clara muestra de ello.
Resulta, que, casualmente, los medios de comunicación afines al partido socialista, han estado permanentemente informando de cada una de las medidas que los jueces iban a tomar al día siguiente, así como de la marcha de las investigaciones. Esto, teniendo al profesor Bacterio de ministro del Interior no es nada raro, hasta coherente resulta sabiendo como se las gastan los herederos del doctor Negrín, pero, cerca del archivo del caso contra el presidente de la comunidad Valenciana, Francisco Camps, o “el curilla”, como dicen que le llaman dentro del PP, se estuvo aireando que Federico Trillo se dedicó a presionar a uno de los magistrados ocupados del mencionado caso, Juan Montero, presuntamente juez del ala conservadora. En realidad, el ex ministro con quien mantuvo conversaciones telefónicas fue con el letrado del Partido Popular, encargado de la defensa de Camps, Juan Ramón Montero.
Sería para carcajearse sino fuera por lo serio del asunto. Porque, ¿de que forma los Países, las Sextas, los Cuatros y demás prensa del puño, la rosa y el jabugo sobre moqueta, roja, por supuesto, han sabido de estas llamadas entre el Sr. Trillo y el ya citado abogado?
Sí vergonzosa pareció la reacción de Mª. Teresa Fernández de la Vogue, estando de visita oficial en Costa Rica, amenazando con seguir utilizando los recursos que pagamos TODOS los Españoles, usando esta vez a la fiscalía General del Estado, al enterarse de la desfavorable, para sus partidistas intereses, decisión de la Justicia, aterradora es sin duda la evidencia de que alguien dentro de la policía, financiada igualmente con los impuestos de TODOS nosotros, se dedica a escuchar a mayor gloria del ejecutivo y en detrimento de muchos ciudadanos que preferiríamos verlos resolviendo el caso de Marta del Castillo, por poner un ejemplo.
Y ahora que me llamen demagogo...

domingo, 2 de agosto de 2009

Con la música a otra parte.

Se entiende por empatía aquello tan viejo de intentar ponerse en el lugar de otro en determinadas circunstancias. Algo que tiene especial mérito cuando se trata de un feroz enemigo o alguien por el que se siente especial inquina o desprecio.
Cuando uno navega por la red, no deja de llamar la atención la unanimidad con que todos a una se alzan contra la voracidad recaudatoria de la SGAE. Algo difícil de desmentir cuando se ve cómo su rapacidad llega a celebraciones de bodas o festivales benéficos con igual eficacia que a discotecas o conciertos. Poco a poco aquello de la empatía hace comprender que es evidente que algo deben llevarse los compositores por haber pergeñado sus melodías y cánticos, pero de la misma forma se entiende que no debería cobrarse por igual según el ámbito en el que resuene la canción en cuestión.
Lo que no se acaba de entender es que viendo como la inmensa mayoría de los pueblos españoles mantienen plantillas en las que se prodigan puestos y cargos que nadie sabe para qué sirven o qué hacen, y en cambio no se molestan en disponer de un compositor municipal. Teniendo en cuenta que cuando llegan las fiestas patronales la gente lo único que quiere es tener un fondo musical para trasegar y esquivar la vaquilla, tampoco hace falta que se esmere mucho. El caso es que el “cunda-chunda” resuene convincente, y con lo que se ahorre en pagos al SGAE se puede mantener al compositor y una banda municipal apañada. Y el que quiera conciertos que se vaya a la capital. Hay que tener en cuenta que si no fuera por el machacamiento reiterativo, sería imposible que un Bisbal almeriense y con estilo aflamencado pueda gustar por igual desde Almería a Lugo, y de Huelva a Gerona.
Y hablando de cánones, ¿cuándo van a pagar a las iglesias los que celebran bautizos civiles? Si eso no es un plagio, que venga Dios y lo vea.

domingo, 26 de julio de 2009

MENTIRAS DE LA HISTORIA

Contra la costumbre de este blog de publicar únicamente como entradas las ocurrencias
originales de sus autores, esta semana procedemos a colgar un artículo extactado del abajo citado libro, del prolífico escritor y periodista César Vidal, por el interés que consideramos tiene, (y por la pereza que ocasiona la canícula...), que encontramos en Libertad Digital.

Cataluña es una nación
Por César Vidal

El recientemente aprobado estatuto de Cataluña contiene una afirmación que ha sido enarbolada durante décadas por los partidos nacionalistas, la de que Cataluña es una nación. La inclusión ha venido además refrendada por el Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero y por el PSOE, en un comportamiento sin precedentes. Semejante pronunciamiento (que colisiona frontalmente con el articulado de la Constitución) se sustenta no sobre la realidad de la Historia, sino sobre una mentira histórica de notables dimensiones. Y es que Cataluña jamás se consideró una nación, sino una parte más de una nación llamada España.
En fecha tan tardía como 1893, Francesc Cambó inició la tarea de predicar el catalanismo por las tierras de Cataluña. Sería él mismo quien, en sus Memorias, describiría el ambiente con que se encontró.

En su conjunto, el catalanismo era una cosa mísera cuando, en la primavera de 1893, inicié en el mi actuación (...) Organizamos excursiones por los pueblos del Penedés y del Vallés, donde había algún catalanista aislado (...) no creo que hiciéramos grandes conquistas: los payeses que nos escuchaban no llegaban a tomarnos en serio (...) Aquél era un tiempo en el que el catalanismo tenía todo el carácter de una secta religiosa. Puede decirse que todos los catalanistas se conocían entre sí.

Las palabras de Cambó serían confirmadas por Josep Pla, que añadiría:

Los catalanistas eran muy pocos. Cuatro gatos. En cada comarca había aproximadamente un catalanista: era generalmente un hombre distinguido que tenía fama de chalado.

Desde luego, no dejaba de ser una situación peculiar la descrita por los dos ilustres catalanes si se tiene en cuenta que, de acuerdo con los postulados del nacionalismo, Cataluña es una nación oprimida por España. Por el contrario, lo que escribían sobre la situación de hace más de un siglo Cambó y Pla resulta lógico si se tiene en cuenta que, en términos reales y no míticos, fidedignos y no mentirosos, la historia de Cataluña y de los catalanes siempre ha sido la historia de España.

Desde luego, los romanos –que crearon el término Hispania– siempre incluyeron en sus límites los territorios de la que, ya muy avanzada la Edad Media, sería Cataluña. No en vano Tarraco, la actual Tarragona, fue capital de una de esas Hispanias. Lo mismo sucedió cuando, deshecho el Imperio Romano, se estableció en la Península un dominio visigodo que cristalizaría en un reino de España.

Significativo resulta, por ejemplo, que la primera capital de ese reino, con Ataúlfo, estuviera en Barcelona. Sabido es que muy pronto la capital, con lógica irrefutable, se trasladó al centro de la Península, y más concretamente a Toledo, pero a esas alturas los escritores visigóticos, con Isidoro de Sevilla a la cabeza, hablan de una nación llamada España cuyas raíces son romanas y cristianas y a la que han llegado recientemente los godos. Semejante visión no quebró –todo lo contrario– cuando la invasión islámica de 711 pulverizó el reino visigótico. El reino, no España, que se aprestó inmediatamente a la resistencia frente al invasor musulmán.

En un intento de protegerse de un ataque islámico, los reyes francos se apoderaron de unos territorios situados al sur de los Pirineos, a los que denominaron Marca Hispánica (nombre, ciertamente revelador,) y a los que convirtieron en zona de salvaguarda. Sin embargo, de manera bien significativa, los monarcas francos fueron conscientes de que aquel territorio que siglos después sería Cataluña era ya entonces España.

En abril de 815, poco después de la creación del condado de Barcelona como separación entre el reino de los francos y los musulmanes, Ludovico Pío, rey de Aquitania y soberano de Septimania, promulgó un precepto destinado a la protección de los habitantes del condado de Barcelona y otros condados subalternos. En el texto se habla, literalmente, de los "españoles" Juan, Chintila y un largo etcétera, y, sobre todo, se dice algo enormemente interesante sobre los habitantes de lo que ahora denominamos Cataluña:

Muchos españoles, no pudiendo soportar el yugo de los infieles y las crueldades que éstos ejercen sobre los cristianos, han abandonado todos sus bienes en aquel país y han venido a buscar asilo en nuestra Septimania o en aquella parte de España que nos obedece.

En el documento –como era de esperar– no aparece la palabra "Cataluña" ni la palabra "catalanes" porque eran ideas aún inexistentes, pero sí se hace referencia a cómo esa zona territorial formaba parte de España y a que sus habitantes eran españoles.

Hasta el año 1096 la familia de los condes de Barcelona –que seguían siendo vasallos del reino franco– fue de origen extranjero, y, con la excepción de Berenguer III, que se casó con María, hija del Cid Campeador, los matrimonios siempre se contrajeron con mujeres procedentes de algún lugar situado al norte de los Pirineos.

En el año 1137 un conde de Barcelona llamado Ramón Berenguer IV rompió con esa tradición, seguida durante siglos por sus antecesores, y contrajo matrimonio con la princesa Petronila de Aragón. De esta manera, el condado de Barcelona –que ni era Cataluña, ni era una nación catalana, ni tenía pretensión de serlo– volvía a reintegrarse en el proceso de reconstrucción, de reconquista, de una España que había estado a punto de desintegrarse por completo a causa de la invasión islámica. Y lo hacía como parte no de una confederación catalano-aragonesa, como dicen los nacionalistas, a pesar de que jamás aparece tal nombre en las fuentes históricas, sino como parte de la Corona de Aragón.

Esa conciencia de que Cataluña era tan sólo una parte de España y no una nación independiente la encontramos también en los reyes que ejercieron sobre ella su soberanía. Citemos algunos ejemplos. Cuando, en 1271, Jaime I salió del Concilio de Lyon, tras haber ofrecido la cooperación de sus hombres y de su flota para emprender una cruzada, exclamó: "Barones, ya podemos marcharnos; hoy a lo menos hemos dejado bien puesto el honor de España". De la misma manera, cuando socorrió a Alfonso X de Castilla en la lucha contra los moros de Murcia, Jaime I sostuvo que lo hacía "para salvar a España". De manera semejante, el rey Pedro III afirmó que había salvado el honor de España al acudir a Burdeos para batirse con Carlos de Anjou, manteniendo su palabra.

Y si esto pensaban los monarcas que reinaban –entre otros territorios– sobre Cataluña, no otra cosa pensaban sus historiadores. En el siglo XIV, el catalán Ribera de Perpejá escribió la Crónica de Espanya, en la que señalaba precisamente cómo Cataluña era una parte de esa España despedazada por la invasión musulmana pero ansiosa de reunificación. Y el gran historiador catalán Ramón Muntaner reclamó una política conjunta de los cuatro reyes de España, que son, escribió, "d'una carn e d'una sang".

Nada de esto puede extrañar, si se tiene en cuenta que guerreros tan catalanes como los almogávares se lanzaban al combate gritando no Cataluña, sino "¡Aragón! ¡Aragón!". ¿Hubieran podido gritar otra cosa, cuando Cataluña no era sino una parte de la Corona de Aragón y no una nación independiente?

Por su parte, Bernat Desclot, un autor cuya lectura sería más que sobrada para desmontar la mayoría de las mentiras históricas del nacionalismo catalán, nos ha dejado referencias bien significativas. Por ejemplo, al mencionar la batalla de las Navas de Tolosa (1212) señaló, en su Crónica, que en dicho combate habían intervenido "los tres reyes de España, de los cuales uno fue el rey de Aragón".

De la misma manera, al narrar un viaje del conde de Barcelona a Alemania para entrevistarse con el emperador, Desclot relató que aquél se había presentado ante su majestad imperial diciendo: "Señor, yo soy un caballero de España". Acto seguido, ese mismo conde de Barcelona había dicho a la emperatriz alemana: "Yo soy un conde de España al que llaman el conde de Barcelona". No resulta extraño que el emperador, según nos cuenta el mismo Bernat Desclot, dijera a su séquito: "(...) han venido dos caballeros de España, de la tierra de Cataluña".

No cabe duda de que los catalanes medievales –mal que les pese a los nacionalistas– tenían las ideas muy claras, y éstas no eran formar parte de una nación independiente.

Con esos antecedentes repetidos vez tras vez no puede sorprender que, durante los siglos siguientes, Cataluña y los catalanes se sintieran hondamente españoles. Como el resto de los españoles, participaron en la guerra civil de inicios del siglo XVIII, que algunos pretenden presentar falsamente como un conflicto independentista catalán, cuando fue un enfrentamiento dinástico. Defendían –con personajes como Casanova, convertido en icono nacionalista– no la independencia de la nación catalana, sino al pretendiente austriaco frente al borbónico.

Como el resto de los españoles, los catalanes también resistieron al invasor francés en el Bruch y en el asedio de Gerona, y no deja de ser significativo que una de las heroínas españolas más famosas de la guerra de la independencia fuera la catalana Agustina de Aragón.

Como el resto de los españoles, también los catalanes combatieron en Marruecos en 1859, a las órdenes de un general catalán llamado Prim, y desfilaron por las calles al sonido de Los voluntarios, una marcha militar que se interpretó entonces por primera vez.

Como el resto de los españoles, los catalanes sufrieron también el desastre de 1898. Cuatro de los 33 últimos soldados de Filipinas fueron catalanes.

Como el resto de los españoles, en suma, sufrieron las alegrías y tristezas de la historia de España, sin excluir la guerra civil de 1936, en cuyos dos bandos participaron. Nadie puede olvidar, por ejemplo, al Tercio de Montserrat, que, encuadrado en el ejército nacional, dejó su sangre, por ejemplo, en la batalla del Ebro.

No puede extrañar que, como señalaba Cambó, no hubiera apenas catalanistas antes de él, o que, como dejó escrito Pla, los pocos que existían tuvieran fama de chalados. ¿Cómo iba nadie a creer en el nacionalismo con ese pasado histórico? A día de hoy, una mentira histórica tan monstruosa como la del nacionalismo pretende cerrar los ojos de los catalanes a la verdad. Para ello ha seguido la consigna de Prat de la Riba:

Había que saber que éramos catalanes y que no éramos más que catalanes... Esta obra no la hizo el amor... sino el odio.

Tristes son las palabras de Prat de la Riba, pero no pueden ser tachadas de falsas. Durante décadas, los nacionalistas han inoculado en sucesivas generaciones de Cataluña ese odio a España, una España a la que se ha pintado no como la madre común, sino como una opresora; no como el tronco que sustenta las diferentes ramas nacionales, sino como un árbol odioso y extraño.

Además, los que han sembrado el odio se han empeñado en usurpar el nombre de Cataluña, como si fuera de su propiedad exclusiva, y se han permitido tachar de catalanófobos a los que no comparten los delirios del nacionalismo y tan sólo aspiran a que Cataluña sea una tierra en la que ni se asalte ni se agreda a los que no son nacionalistas; en la que la lengua catalana no sea barrera de separación sino instrumento de unión; en la que los padres puedan educar a sus hijos en su lengua madre, en la que no se vea al resto de España como enemigos sino como hermanos y en la que la ley sea la misma para todos, independientemente de que sean o no nacionalistas.

Para impedir tan nobles metas, para implantar el nacionalismo en centenares de miles de corazones, el nacionalismo catalán ha tenido que recurrir al uso sistemático e ininterrumpido de la mentira, una mentira que, entre otras cosas, afirma que Cataluña es una nación.

Este texto es una versión editada del capítulo séptimo de
MENTIRAS DE LA HISTORIA, de CÉSAR VIDAL, que acaba de lanzar al mercado La Esfera de los Libros.

lunes, 20 de julio de 2009

Empujando la muralla.

Supongo que lo próximo será hacer al 4 de agosto fiesta nacional, y lo último ha sido afirmar que el Estado de las autonomías no se va a consolidar hasta que se pongo en marcha el nuevo modelo de financiación. Pero, claro, cómo no iba perfeccionar a España cuando hace cuatro días se le glosaba como modelo planetario.

Pronto veremos que las estatuas de Cristóbal Colón que van derribando por los países del eje chapista se vuelven a erigir con la imagen del Zapatero radiante. Y tendremos a Pajín o Moratinos afirmando que el descubrimiento de América no se ha completado hasta la llegada del amado líder.

A este paso va a suceder aquí como en Honduras, donde hasta el propio partido del presidente ha colaborado para quitárselo de en medio. Se ve venir que a tanto va a llegar el endiosamiento del gobernante.

De momento ningún barón con poltrona ha dicho ni mu, no sea que por un quítame allá esas pajas se queden sin ínsula de Barataria donde mantener a la familia, que las hay muy numerosas. Pero algún que otro ex Barón ya ha dicho una palabra más alta que la otra, y el entorno del presidente, cual muralla de Jericó, ha empezado a vibrar, y quien sabe si antes de Navidad empiecen a aparecer las grietas. Y eso que la oposición, que se supone que tendría que propiciar esas grietas, parece más reforzar esas murallas que empujarlas.

De todas maneras ya se sabe que España por Verano se queda más que paralizada, momificada y hasta que no llegue el Otoño no se sabrá si viene frío, caliente o tibio. Así que no nos queda más remedio que quedarnos a la espera.

Por cierto, el 4 de agosto es el cumpleaños del presidente.

domingo, 12 de julio de 2009

Acabar con el éxodo.

Existe una norma fundamental en la hermenéutica bíblica, que sostiene que cuando se ha de sacar una conclusión de una palabra, versículo, capítulo o libro de la Biblia, se ha de tener en cuenta todo lo demás. Si no se tiene esto en cuenta, las conclusiones a las que se puede llegar pueden ser de lo más disparatadas.

Todavía queda en Sudamérica, y en menor medida en España, algún remanente de aquella escuela teológica, en sus tiempos tan pujante, que fue la teología de la liberación. Esa doctrina que antepone a todo la opción preferencial de los pobres y que sitúa como uno de sus ideales la lucha y la emancipación de los pueblos. Cuanto más exótico y desarrapado sea el pueblo mejor.

Advierto lo del primer párrafo porque esta teología ha tenido siempre como libro bíblico de referencia Éxodo, el segundo de la Biblia. Aquel en que se relata la lucha del pueblo de Israel por liberarse del yugo egipcio y de la ignominiosa esclavitud a la que estaba sometido. También se describe como ese pueblo tras un duro caminar por el desierto llega a su tierra prometida tras cuarenta años.

Como no podía ser menos, todos los grupos más o menos afines a la teología de la liberación, aparte de proclamar a los cuatro vientos el derecho a la libertad de todos los pueblos, de los pobres a liberarse de la opresión de multinacionales, de las opiniones del papa y de los tejemanejes del presidente USA de turno, también sostienen el derecho de cualquier pobre del tercer mundo a emigrar a cualquier punto del primer o segundo mundo sin más papeles que el de fumar.

Pero también se podría permitir a los demás contravenir esa norma de hermenéutica, y encontrarnos con que en el relato de Éxodo (que es además el título de la principal revista de los teólogos de la liberación en España) nos encontramos con que Dios pide a los que han sido emigrantes que vuelvan a su tierra originaria; que el Faraón es castigado hasta con diez plagas por no permitir que los inmigrantes se vayan de su país; que la tierra de estos inmigrantes se ha echado a perder y ha sido ocupada por otros pueblos porque los hijos de Israel abandonaron la tierra que Dios les había dado en cuanto llegó la primera hambruna; que en el relato bíblico el llegar a Egipto fue fácil y placentero para todos, inmigrantes y autóctonos, pero que a final todo acabó en llanto, lucha y persecuciones. Eso por no mencionar el detalle de que tras varias generaciones los hebreos no se integraron en modo alguno en la sociedad egipcia y aquello acabó como el rosario de la aurora. Claro aviso a navegantes.

Por tanto, pedimos a todos estos grupos que se lo piensen mejor cuando lleguen a sus conclusiones y que antes de lanzar la soflama acostumbrada tengan en cuenta todo el contexto, todos los aspectos del problema y hasta lleguen a tener en cuenta los pobres y parados que ya existen, y cada vez más, en este “Egipto” en que nos ha tocado nacer y vivir.

Así que, y mencionando también al Señor: “Cada uno en su casa, y Dios en la de todos”.