"Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo... y por los mismos motivos."

Sir George Bernard Shaw

martes, 25 de marzo de 2008

Me gusta ser Mujer



Resulta extraño en nuestros tiempos, ver que algún “caballero” te ceda el paso, un asiento en el autobús o la entrada a un restaurante, por poner algunos ejemplos. Donde se quedó la cortesía o sencillamente la educación. Como MUJER, y lo escribo con mayúsculas, su significado alberga muchos conceptos que se han olvidado y no culpo a los hombres por ello.
Es fundamental la igualdad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres, pero de ahí a perder lo más bello que la naturaleza nos ha dado… NUESTRA FEMINIDAD.
Yo no he nacido con pene y testículos, mis hormonas son femeninas y por mucho que esta sociedad quiera cambiarme, me gusta la galantería y por eso no me siento en inferioridad con respecto a los hombres, sino todo lo contrario.
Mis padres nacieron a principios del siglo XX. Ambos tenían sus respectivos trabajos y compartían las labores domésticas, criaron y formaron fantásticamente a sus hijos en la responsabilidad y el respeto, sin esa doble moral con la que son educados actualmente.
Mi madre nunca fue por delante de mi padre, ni mi padre por delante de ella. Era un trabajo común y equitativo con la misma finalidad.
No entiendo tanta parafernalia sobre igualdad entre sexos , cuando hace casi un siglo ya existía y yo lo viví en primera persona y gracias a mis progenitores me he convertido en la mujer que soy actualmente y no quiero que nada ni nadie me cambie.
Tengo mi trabajo y mi familia, lo compagino perfectamente. No comprendo que se machaque constantemente a los hombres como machistas y lo que es peor, que se pretenda que las mujeres de hoy y de mañana se conviertan en lo que tanto critican “auténticas mujeres machistas”, que abusan de su condición de mujer para destruir lo bueno que hay en ellas.
Detesto una sociedad donde solo se vive de cara a la galería. Impera la ambición y la competitividad, la imagen y la belleza externa, dejando atrás nuestros principios, aquellos que nos inculcaron cuando éramos niños y que desde luego no podremos legar a nuestros descendientes.
Me niego a seguir estas normas de convivencia, tan destructivas, y seguir guiando mi vida con arreglo a mis convicciones.
No quiero convertirme en una mutante.
ME GUSTA SER MUJER

3 comentarios:

lavin dijo...

¡ENHORABUENA POR TU ENTRADA Y BIENVENIDA!

Jorge. dijo...

Bueno, parece un poco sacado del manual para jóvenes casadas de hace 50 años, ¿no?

lavin dijo...

Correcto, Jorge, es muy probable que así sea, pero, digo yo que tiene derecho a discrepar del pensamiento único imperante en la sociedad actual, es más valiente que la mayoría de las mujeres que tal vez piensan lo mismo pero no se atreven a decirlo en voz alta por el qué dirán.
Lo importante para mí es que a tí te ha hecho pensar en ello.
Un saludo.