"Los políticos y los pañales se han de cambiar a menudo... y por los mismos motivos."

Sir George Bernard Shaw

martes, 18 de marzo de 2008

Always look on the bright side of life.


Hay un tópico que dice que los tópicos están para romperlos. Uno que ha resultado deshecho hace poco ha sido ese que dice que en las elecciones todos los políticos ganan. Y es que tienen la rara capacidad de ver los resultados de tal manera que siempre hallan un detalle en el que su formación ha mejorado.

Sin embargo el 9-M después de la razzia de votos cometida por Zapatero entre antiguos votantes de partidos independentistas e Izquierda Unida, estas fuerzas no han tenido más remedio que reconocer el varapalo sufrido.

Una de las más perjudicadas ha sido la comandada hasta hace poco por el doctor Llamazares, que no ha conseguido ni siquiera mantener la categoría de grupo parlamentario, con los privilegios y prebendas que ello conlleva, quedándose con sólo dos escaños. Curiosamente uno por Madrid y otro por Barcelona. Ahora sí que es el partido del derby. Eso sí, ha dimitido como coordinador de I.U. pero no a la categoría de diputado.

Ante tal hecatombe los cerebros de la calle Olimpo han intentado poner buena cara, y en su página web han colgado un video con la escena final de La Vida de Briam, esa donde Briam es crucificado tras una serie de malentendidos y pese a todo silba satisfecho y optimista poco antes de morir.

Este gesto que puede parecer simpático y hasta chusco, no habrá hecho mucha gracia entre los acreedores de la coalición, y entre los que se encuentran varios bancos (y con esos no hay bromas que valgan) La deuda se estima en unos 5.800.000€ de nada, una calderilla de nada para una organización acostumbrada a nutrirse de los presupuestos públicos y no de las cuotas de sus afiliados.

Hace poco Izquierda Unida emprendió una campaña donde pedía que la iglesia católica se financiara únicamente con las aportaciones de sus fieles. Algo que entra dentro de lo razonable, pero que lleva a la consecuencia lógica de pedir que también los partidos políticos reciban dinero de la misma forma. Mucho dudo que ante tal situación de insolvencia los afiliados de I.U. puedan y/o quieran solventar el entuerto con sus ahorros.
Así que la organización que apoya la petición de un juicio penal por el apoyo de Aznar a la intervención en Irak se puede encontrar con un juicio de embargo entre las manos. Sería más coherente sustituir la referida canción por aquella de: La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida... ¡Ay, Dios!

2 comentarios:

lavin dijo...

Suscribo punto por punto todo lo que dices. Aún peor, ¿por qué los cuato pardillos que quedan cotizando entre sus filas tienen que seguir costeando, por ejemplo, la correspondencia que a mí me continuan remitiendo tras mas de NUEVE años desvinculado del partido?
Se nota que tiran con munición ajena, no diré del Rey porque sonaría a chiste...

lavin dijo...

Por cierto, te habrás dado cuenta que esa obra maestra del cine es intemporal, retrata fidedignamente la situación de la extrema izquierda,(cada vez menos parlamentaria), disgregada y abandonando la lucha de clases por la de siglas.